BDSM, rompiendo tabúes

BDSM, rompiendo tabúes

¿Qué es el BDSM?

Para quién no lo conozca, el BDSM se trata de una práctica erótica en la cual, se realizan distintas fantasías o juegos de rol.

El término BDSM surge de la unión de varias modalidades que se practican (Bondage, Dominación, Disciplina, Sadismo, Sumisión y Masoquismo).

En algunos países como España, es más habitual utilizar la denominación “sadomasoquismo” para referirnos a esta práctica, aunque en los últimos tiempos, el término BDSM ha ganado bastante popularidad.

 

 

¿Por qué el BDSM es tan popular?

En el BDSM contamos con un amplio abanico de posibilidades, desde la utilización de auténticos látigos de cuero para flagelar, al juego con plumasmordazas o unas esposas.

Todos deseamos llevar a cabo ciertas fantasías sexuales, como ser dominado o dominar.

Es posible que sin darnos cuenta y sin manifestarlo activamente, estemos adoptando roles de sumisión y dominación en nuestras prácticas de sexo convencionales.

Desde la aparición de la saga 50 Sombras de Grey, se ha roto un poco ese tabú que rodeaba la palabra BDSM.

Empezando en el BDSM

El término “vainilla”, es conocido en la cultura BDSM para referirse a las personas que solamente practican un tipo de sexo más convencional.

 

El sexo convencional siempre seguirá estando, en este caso, lo que recomendamos es complementar estas relaciones con accesorios y/o juguetes.

Para comenzar y conseguir un enfoque correcto en el mundo del BDSM, siempre podéis contar con kits de iniciación que ayudan a conocer este mundo.

 

Si quieres empezar por algo “suave”, estos son algunos de los productos que os recomendamos:

 

                      

 

 

Avanzados

Pues bien, para aquellos que ya tienen una experiencia en la práctica del BDSM y no siempre buscan la relación sexual como objetivo, sino que, ya buscan una experiencia media-extrema, también tienen sus “productos”.

En estos niveles de experiencia, el perfil suele estar bastante claro entre dominante o dominado.

Mientras que el dominado o pasivo disfruta con la sensación de privación de libertad, el dominante controla, dirige y marca el ritmo.

 

                                 

 También existen otras prácticas más extremas del BDSM, las cuales se basarían en el sadomasoquismo, en estos casos, el dominado siente placer al sufrir determinados tipos de castigos o intensidades de dolor.

               

 

 

¿Y tú? ¿Qué necesitas?

Antes de decidir que tipo de productos de adaptan más a tus necesidades, valora hasta donde quieres o queréis llegar.

 

Si ya tienes cierto nivel, seguro que optarás por sistemas de sujeción en cuero, látigos, etc…

En caso de principiante, te recomendamos por kit de iniciación, esposas, plumas, etc…

 

  

Al final, todo se reduce a una sola palabra…. PLACER.

 

Leave a Reply

* Name:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comment:
Type Code